Rilke

“Perhaps all the dragons in our lives are princesses who are only waiting to see us act, just once, with beauty and courage. Perhaps everything that frightens us is, in its deepest essence, something helpless that wants our love.”
Letters To  A Young Poet -Rainer Maria Rilke

hopper4.3Excursion Into Philosophy by Edward Hopper

Advertisements

To wait

FullSizeRender

“I said to my soul, be still, and wait without hope
For hope would be hope for the wrong thing; wait without love,
For love would be love of the wrong thing; there is yet faith
But the faith and the love and the hope are all in the waiting.
Wait without thought, for you are not ready for thought: 

So the darkness shall be the light, and the stillness the dancing.”

Here is T. S. Eliot, warning us that in the darkness we must wait, that we must surrender, not to inaction, but to NOT KNOWING. Here is the secret. That is the universal solvent to our spiritual journey. To wait. 

(Poem is an extract from the Four Quartets)

Solar eclipse, Berlin, Friday 20 MarchSolar_1 (1) 2

Resurrección ~.~ Resurrection

photo (6)
Imagen> Carolina Sevilla / Ojo de Maria Luisa Cardona

La poesía entra en el sueño como un buzo en el lago.
La poesía, más valiente que nadie,
entra y cae
a plomo en un lago infinito como Loch Ness
o turbio e infausto como el lago Batalón.
Contempladla desde el fondo:
un buzo
inocente
envuelto en las plumas
de la voluntad.
La poesía entra en el sueño
como un buzo muerto
en el ojo de Dios.

~~

Poetry slips into dreams
like a diver in a lake.
Poetry, braver than anyone,
slips in and sinks
like lead
through a lake infinite as Loch Ness
or tragic and turbid as Lake Balatón.
Consider it from below:
a diver
innocent
covered in feathers
of will.
Poetry slips into dreams
like a diver who’s dead
in the eyes of God.

Roberto Bolaño

for us there is only the trying.

So here I am, in the middle way, having had twenty years-
Twenty years largely wasted, the years of l’entre deux guerres
Trying to use words, and every attempt
Is a wholy new start, and a different kind of failure
Because one has only learnt to get the better of words
For the thing one no longer has to say, or the way in which
One is no longer disposed to say it. And so each venture
Is a new beginning, a raid on the inarticulate,
With shabby equipment always deteriorating
In the general mess of imprecision of feeling,
Undisciplined squads of emotion. And what there is to conquer
By strength and submission, has already been discovered
Once or twice, or several times, by men whom one cannot hope
To emulate – but there is no competition –
There is only the fight to recover what has been lost
And found and lost again and again: and now, under conditions
That seem unpropitious. But perhaps neither gain nor loss.
For us, there is only the trying. The rest is not our business.

T.S. Eliot

Art: Galatea of the Spheres. Salvador Dalí
01910170

today is T S ELLIOT

What we call the beginning is often the end
And to make and end is to make a beginning.
The end is where we start from. And every phrase
And sentence that is right (where every word is at home,
Taking its place to support the others,
The word neither diffident nor ostentatious,
An easy commerce of the old and the new,
The common word exact without vulgarity,
The formal word precise but not pedantic,
The complete consort dancing together)
Every phrase and every sentence is an end and a beginning,
Every poem an epitaph. And any action
Is a step to the block, to the fire, down the sea’s throat
Or to an illegible stone: and that is where we start.
We die with the dying:
See, they depart, and we go with them.
We are born with the dead:
See, they return, and bring us with them.
The moment of the rose and the moment of the yew-tree
Are of equal duration. A people without history
Is not redeemed from time, for history is a pattern
Of timeless moments. So, while the light fails
On a winter’s afternoon, in a secluded chapel
History is now and England.

Image

My Gift To You—–Te regalaré un abismo

My gift to you will be an abyss, she said,
but it will be so subtle you’ll perceive it
only after many years have passed
and you are far from Mexico and me.
You’ll find it when you need it most,
and that won’t be
the happy ending,
but it will be an instant of emptiness and joy.
And maybe then you’ll remember me,
if only just a little.

My Gift To You, Roberto Bolaño

Photo: Henry Cartier Bresson- Hyeres France, 1932

Image

Te regalaré un abismo, dijo ella,
pero de tan sutil manera que sólo lo percibirás
cuando hayan pasado muchos años
y estés lejos de México y de mí.
Cuando más lo necesites lo descubrirás,
y ese no será
el final feliz,
pero sí un instante de vacío y de felicidad
Y tal vez entonces te acuerdes de mí,
aunque no mucho.

 Te regalaré un abismo – Roberto Bolaño

Possesion in the dream – Eunice Odio

 

Come

Beloved

I will savor you with joy.

You will dream of me tonight.

…….

Come

We shall dine at the site of my soul.

An extract of the poem by Eunice Odio, “Possesion in the dream”

——————————————

Ven

Amado

Te probaré con alegría.

Tu soñarás conmigo esta noche.

……….

Ven
Comeremos en el sitio de mi alma.

Extracto de un poema de Eunice Odio  “Posesión en el sueño” de los Elementos Terrestres”

 

foto de / photo by: Henri Cartier-Bresson

Image

Ernesto Cardenal and I – (Genius)

An extract of the poem of Roberto Bolaño. 

Father, in the Kingdom of Heaven
that is communism,
is there a place for homosexuals?
Yes, he said.
And for impenitent masturbators?
For sex slaves?
For sex fools?
For sadomasochists, for whores, for those obsessed
with enemas,
for those who can’t take it anymore, those who really truly
can’t take it anymore?
And Cardenal said yes.

Art by Robert Longo

 

Image

Padre, en el Reino de los Cielos
que es el comunismo,
¿tienen sitio los homosexuales?
Sí, dijo él.
¿Y los masturbadores impertinentes?
¿Los esclavos del sexo?
¿Los bromistas del sexo?
¿Los sadomasoquistas, las putas, los fanáticos
de los enemas,
los que ya no pueden más, los que de verdad
ya no pueden más?
Y Cardenal dijo sí.

Twilight – Crepúsculo

These nights I have slept without smoke and without fear.
No thunders, no lightning, just a twilight that persists, with extreme colors.
A sunset shot ended the light blue and artificial smoke in the sky, no one could stop it.
Today, I will write poems for myself, I said, like birds establishing their own flight.
But that sunset persists, neutral, without descriptions, full of heat and kisses.

Estas noches he dormido sin humo y sin miedo. Ningún estruendo, ningún rayo, solo un crepúsculo que persiste con colores extremos.
Un atardecer disparado que acabó con el azul y con el humo en el cielo, nadie lo pudo detener.
Hoy escribiré poemas para mi misma, digo, como los pájaros que establecen su propio vuelo.
Pero ese atardecer persiste, neutro, sin descripciones, lleno de calores y de besos.

20130808-093312.jpg

One Night Gallery- Poetic Color

I opened the doors of my Studio last night at PointB, the place where I live in Brooklyn, New York. I got the opportunity to show my paintings and prose with other 4 artists, each one showing their work at their studios.
My favorite moment: when I got to read the prose to my friends.

Thanks, thanks and thanks to all the friends who came. It’s going to be up for a while.

Bellow, some my work exhibited.

POETIC COLOR.

Color is an element that empowers the Soul. Poetry, the articulation of that “Soul”.

20130725-105257.jpg

20130725-105308.jpg

Drums of Joy, 2013. Acrylics. 36″ x 18″ 20130726-112624.jpg

Grounded Crown, 2013. Acrylics, Gouache and Oil on Canvas.20130726-112749.jpg

We are specialists. 2013. Acrylics, Gouache and Oil on Canvas.20130726-112759.jpg

Ojos. (Eyes) 2013. Acrylics20130726-112809.jpg

Glow, 2013. Acrylics20130726-112819.jpg

20130726-113839.jpg

20130726-113851.jpg

20130726-113900.jpg

Poetas Ocultos. (Hidden Poets) 2013, Acrylics. 36″ x 18″20130726-123517.jpg

20130726-123527.jpg

20130728-122336.jpg

“We are Specialists” —> one day after —- in English

A pilot /poet was writing verses in the sky; a blue background with clear and unmistakable verses that said, “The war is over, destiny has absorbed the distance, let’s escape from it, let’s take the same path.” In my mind, a black and white film ran with images of shadows and silhouettes, both characters looking into each others’ eyes and the protagonist said: “We are specialists, we are surrealists, we manage our attraction with abstraction.” It was as if my left hand directed me to take a road and my right to take a mountain range.

Image by Edward Steichen. “The Quiet Front”Image

Pasión : Geometría /// Passion : Geometry

“La pasión es geometría. Rombos, cilindros, ángulos latidores. La pasión es geometría que cae al abismo, observada desde el fondo del abismo”

Roberto Bolaño, Prosa del otoño en Gerona

——–

“Passion is geometry. Rhombuses, cylinders, lateral angles. Passion is geometry that falls into the abyss, observed from the depths of the abyss.”

Roberto Bolaño. Tales of the Autum in Gerona

20130521-125054.jpg *photo of the crystals in my office

Road trip

20130405-125113.jpg
The streets were damp and gray; those were the streets where no one lived. Deep dark clouds were moving at high speed. It was a special day. I was restless and wanted some signals. It was Friday; we went out on a trip despite the weather conditions and time. In front of us, a big black cloud threatened with a storm. It started to rain. Any hope of sun vanished away. We got into a bar and ordered two drinks. Mezcal for you and Rum for me. “That’s what we needed”, we said, then we left. With the rain, the grass got greener and the blue mountains stood out from the gray lamped landscape. I saw strangers walking and riding through the streets in silence. I drove in silence too. The soundtrack in the car played “my little girl, drive anywhere, do what you want, I don’t care”. It was near nightfall and a little bit of sunlight emerged. It lit up the sky. We parked on a bridge. We had to park to appreciate this. On my right side there was a giant moon rising reflecting its own light on the lake. What a strong feeling of serenity and calm!. I was standing there in awe. On my left side, the volcano was erupting and the sun falling. How much power and inspiration! Tears came out of my eyes. It was a discovery. “Yes, it’s possible!” I repeated. I got the message.

Love after Love

“The time will come
when, with elation
you will greet yourself arriving
at your own door, in your own mirror
and each will smile at the other’s welcome,

and say, sit here. Eat.
You will love again the stranger who was your self.
Give wine. Give bread. Give back your heart
to itself, to the stranger who has loved you

all your life, whom you ignored
for another, who knows you by heart.
Take down the love letters from the bookshelf,

the photographs, the desperate notes,
peel your own image from the mirror.
Sit. Feast on your life.”

Derek Walcott

Hoy hay sol

Todos estan desayunando, toman jugo. Yo decido: me llevo un libro y armo una tienda gitana. Me acuesto en la arena blanca, cierro los ojos. Soy viajera con mis sentidos. Mi cabello negro está caliente. El sonido del mar relaja y el viento pasa por todo mi cuerpo. Mi sexo está libre, mis músculos se contraen. Este horno se me sale por los poros. Mi cuerpo está drogado por el Sol. Armadillos, caracoles y sombras. El Sol me esta mordiendo con una furia de alacranes. Entreabro los ojos y puedo ver el brillo de un mar luminoso. Un botón de despegue, un gruñido, un swing. No puedo pensar.

Road trip

Las calles grises estaban mojadas y eran calles donde no vivía nadie.
En el fondo nubes oscuras y unas blancas pasando a gran velocidad. Fue un día particular. Yo estaba inquieta y quería señales.
Era viernes y salimos de paseo a pesar de las condiciones del clima y el tiempo. Frente a nosotros, una nube negra grande amenazaba con una tormenta. Empezó a llover. Cualquier esperanza de sol se desvanecía.
Nos metimos en un bar y pedimos dos tragos. Mezcal para tí, ron para mí. Eso era lo que necesitábamos, dijimos, luego partimos.
El verde del pasto se puso mas verde y las montañas azules sobresalían en el paisaje gris y húmedo.
Veía gente desconocida caminando y a caballo por las calles en silencio. Yo manejaba en silencio también.
La musica de fondo en el carro repetía “my little girl, drive anywhere, do what you want, I don’t care”
Faltaba poco para que cayera la noche y salió un cachito de sol.  Se iluminó el cielo.  Nos estacionamos en un puente. Había que estacionarse a ver esto:  mi lado derecho estaba una luna enorme saliendo y reflejandose en lago.  Qué sentimiento tan fuerte de serenidad y calma.  Quede inmóvil.  Del lado izquierdo estaba el volcán en erupción y el sol estaba cayendo. Que poder e inspiración. De mis ojos caían lágrimas. Fue un descubrimiento. Sí se puede!, repetía yo. Recibí el mensaje.

El hombre imaginario- Nicanor Parra

El hombre imaginario
vive en una mansión imaginaria
rodeada de árboles imaginarios
a la orilla de un río imaginario

De los muros que son imaginarios
penden antiguos cuadros imaginarios
irreparables grietas imaginarias
que representan hechos imaginarios
ocurridos en mundos imaginarios
en lugares y tiempos imaginarios

Todas las tardes imaginarias
sube las escaleras imaginarias
y se asoma al balcón imaginario
a mirar el paisaje imaginario
que consiste en un valle imaginario
circundado de cerros imaginarios

Sombras imaginarias
vienen por el camino imaginario
entonando canciones imaginarias
a la muerte del sol imaginario

Y en las noches de luna imaginaria
sueña con la mujer imaginaria
que le brindó su amor imaginario
vuelve a sentir ese mismo dolor
ese mismo placer imaginario
y vuelve a palpitar
el corazón del hombre imaginario

Sin luna es mejor

El personaje de mi sueño fue el cielo. Un cielo estrellado y negro, el color de la noche. Sin luna es mejor, repetía yo en el sueño. Se derretían en mis ojos las estrellas en cámara lenta. Caían como flechas. Parecían miles de ojos sonriendo. Volvía de vez en cuando a ver a mi lado a quienes estaban ahí para saber si era cierto lo que veía. Así de real. Luego recordé que al acostarme le pedí a la noche un regalo, una locura, una esperanza.

La cena

Salí de casa cantando. Me agarro de un recuerdo, de alguna palabra, de algún gesto. Uno de esos instantes de belleza pura.
Copas van, copas vienen en la cena. Alguien dijo, en algún momento, que necesitaba vacaciones que se iba de paseo. Yo mas bien sentia que ya andaba de paseo.
Las bebidas se mueven en la mesa de tanto movimiento. Muchas voces, muchas risas. Muy animada la sobremesa. La canción de fondo es movida, como para bailar.
Yo me quedo mirando el fondo del vaso que tengo en la mano. Mi soundtrack es lo oíamos en aquel momento.
Divago. Te veo en otros rostros.
De vuelta a la mesa no se si el humo y los tragos me distraen, mas bien siento que intensifican el sentimiento.
La conversación de fondo es sobre las ultimas noticias, sobre la guerra, los acuerdos de paz.
Yo desvarío.
Luego llego a casa y aquí el vacío es como el del fondo del vaso o como el de un desierto.

Sueños

La poesía llega en la noche en medio de los sueños. Sueños de calles, de paredes con musgo y flores con olores. De risas y canciones, de celajes en el río con niños y perros. Pero despierto y me acuerdo. Entonces me enojo y me odio. Me tengo lástima, me recupero. Me duermo. Pero ahí sigue la sensación de derrota y los sueños que pudieron ser, barridos por el viento.

La mujer francesa – Roberto Bolaño

Una mujer inteligente.
Una mujer hermosa.
Conocía todas las variantes, todas las posibilidades.
Lectora de los aforismos de Duchamp y de los relatos de Defoe.
En general con un auto control envidiable,
Salvo cuando se deprimía y se emborrachaba,
Algo que podía durar dos o tres días,
Una sucesión de burdeos y valiums
Que te ponía la carne de gallina.
Entonces solía contarte las historias que le sucedieron
Entre los 15 y los 18.
Una película de sexo y de terror,
Cuerpos desnudos y negocios en los límites de la ley,
Una actriz vocacional y al mismo tiempo una chica con extraños rasgos de avaricia.
La conocí cuando acababa de cumplir los 25,
En una época tranquila.
Supongo que tenía miedo de la vejez y de la muerte.
La vejez para ella eran los treinta años,
La Guerra de los Treinta Años,
Los treinta años de Cristo cuando empezó a predicar,
Una edad como cualquier otra, le decía mientras cenábamos
A la luz de las velas
Contemplando el discurrir del río más literario del planeta.
Pero para nosotros el prestigio estaba en otra parte,
En las bandas poseídas por la lentitud, en los gestos
Exquisitamente lentos
Del desarreglo nervioso,
En las camas oscuras,
En la multiplicación geométrica de las vitrinas vacías
Y en el hoyo de la realidad,
Nuestro absoluto,
Nuestro Voltaire,
Nuestra filosofía de dormitorio y tocador.
Como decía, una muchacha inteligente,
Con esa rara virtud previsora
(Rara para nosotros, latinoamericanos)
Que es tan común en su patria,
En donde hasta los asesinos tienen una cartilla de ahorros
y ella no iba a ser menos,
Una cartilla de ahorros y una foto de Tristán Cabral,
La nostalgia de lo no vivido,
Mientras aquel prestigioso río arrastraba un sol moribundo
Y sobre sus mejillas rodaban lágrimas aparentemente gratuitas.
No me quiero morir, susurraba mientras se corría
En la perspicaz oscuridad del dormitorio,
Y yo no sabía qué decir,
En verdad no sabía qué decir,
Salvo acariciada y sostenerla mientras se movía
Arriba y abajo como la vida,
Arriba y abajo como las poetas de Francia
Inocentes y castigadas,
Hasta que volvía al planeta Tierra
Y de sus labios brotaban
Pasajes de su adolescencia que de improviso llenaban nuestra habitación Con duplicados que lloraban en las escaleras automáticas del metro,
Con duplicados que hacían el amor con dos tipos a la vez
Mientras afuera caía la lluvia
Sobre las bolsas de basura y sobre las pistolas abandonadas
En las bolsas de basura,
La lluvia que todo lo lava
Menos la memoria y la razón.
Vestidos, chaquetas de cuero, botas italianas, lencería para volverse loco,
Para volverla loca,
Aparecían y desaparecían en nuestra habitación fosforescente y pulsátil,
Y trazos rápidos de otras aventuras menos íntimas
Fulguraban en sus ojos heridos como luciérnagas.
Un amor que no iba a durar mucho
Pero que a la postre resultaría inolvidable.
Eso dijo,
Sentada junto a la ventana,
Su rostro suspendido en el tiempo,
Sus labios: los labios de una estatua.
Un amor inolvidable
Bajo la lluvia,
Bajo ese cielo erizado de antenas en donde convivían
Los artesonados del Siglo XVII
Con las cagadas de palomas del Siglo XX.
Y en medio
Toda la inextinguible capacidad de provocar dolor,
Invicta a través de los años,
Invicta a través de los amores Inolvidables.
Eso dijo, sí.
Un amor inolvidable
Y breve,
¿Como un huracán?,
No, un amor breve como el suspiro de una cabeza guillotinada,
La cabeza de un rey o un conde bretón,
Breve como la belleza,
La belleza absoluta,
La que contiene toda la grandeza y la miseria del mundo
Y que sólo es visible para quienes aman.

de «Los Perros Románticos»

20131027-102429.jpg

Una calma perfecta

Cuando estuvimos sentí una calma perfecta, una calma excepcional. Color blanco lunar. Un lago sin olas, reflejos claros y brillantes.Un par de sombras se funden, hasta la luz de una candela nos calienta. Sumidos en esta calma ni siquiera la tormenta nos asustó. Sombra con colores resplandecientes, púrpuras, tornasoles, rojos, anaranjados. Veo la sombra en el lago con esos colores.

Tenes ojos y hueles

Sé que estás alrededor, sé que existes.
Andas por ahí, fantasma en medio de siluetas. Dejas tu olor en sus cabellos y en sus caderas.
Cuál te interesa? Enfocas, conectas, entras en temblores, disparas. Hieres.
Te duele por ellas pero no vas al doctor. Ellas llaman al psiquiatra.
Tu rapeas, la bailas. Cantas, silbas en tu soledad.
Tienes ojos y hueles.