Mudanzas -Luis Chaves

1.
Si vieras.
Dos semanas de temporal
borraron la huella ocre
de las macetas.
Revuelta en la lavadora,
ropa blanca y de color.
Una casa reducida a cajas de cartón
la tarde que gira sobre el eje de la lluvia.
El mentolado falso
de un Derby suave + una Halls.
Ese color de la plasticina
cuando se mezclan todas las barras.
2.
El mundo da tantas vueltas
que parece no moverse.
Pensé decirlo
pero preferí, de copiloto,
verte manejar en círculos
por el estacionamiento.
3.
Las hormigas vinieron
en las cajas de la mudanza.
El apartamento nuevo
empieza a parecer una casa.
De otro, pero una casa.
20
4.
En el departamento nuevo,
el albañil pica la pared buscando
dónde está la fuga de agua.
No es desorden lo que se ve,
es un orden disparejo.
Bolsas plásticas,
cartones con cursiva en pilot
Cocina / libros / baño
Si otro, en este momento, entrara,
no sabría si alguien llega o se va.
5.
Envuelto en la nicotina
de la inmovilidad,
se ablanda el cerebro
y se endurece el corazón.
Sin camisa me veo más viejo,
pensé decirlo pero preferí
recordar la vez que fui tu copiloto
y manejabas en círculos
por el estacionamiento.
6.
Francisca, silenciosa,
se mueve por cada ambiente.
Para allá con la escoba,
para acá con el balde.
Dentro de esa boca,
21
siempre cerrada,
brilla un diente de oro.
7.
Una pausa que amenaza
con convertirse en otra cosa.
La ropa sin tender,
el gusto del falso mentol,
el espacio libre
donde finalmente parqueaste.
8.
Alrededor de latas de cerveza,
los amigos discutían
cuánto dura la juventud.
Pensaste en voz alta
“qué me importa, si nunca fui joven”.
Luego se agitó el borrador de la niebla.
Luego irrumpieron los grillos.
9.
Aquí tendría que ir una frase decisiva
pero se destiñe la camiseta
de la tarde que hablábamos
mientras crecía el pasto
y sin darte cuenta
usabas mis muletillas
cada seis palabras.
Lo que no se va a secar,
lo que brilla sin elección,
22
un período equivocado para la mudanza,
el cerebro: masa de plasticina,
el corazón: dos puertas de carro
que sólo saben cerrarse.
10.
Debajo de esto hay una canción,
aunque no se escucha ni se ve.
Las promesas de la casa nueva
quedaron en la casa vieja.
Del temporal va quedando ese color
de todas las barras de plasticina
que se mezclan se mezclan,
el martilleo que silencia
la tenacidad de una fuga,
esas gotas de lluvia
como las venas de la ventana.
Y el canto de los grillos
crece como otra niebla.
Debajo de esto hay algo mejor.

Publicado en Movimientos Ecuestres, Luis Chaves 2011

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s